Inicio
Historia
Director
Integrantes
Repertorio
Conciertos
Participaciones
Multimedia
Testimonios
Comentarios
Coros
Contacto


 
 


Anécdota V

Un día de comienzos de marzo del '83, cuando asistía a mi primer ensayo con el coro, en la sala del HCD, Osvaldo (Pedemonte), quien era un conocido de mi familia (y mas tarde mi mejor amigo), me daba la bienvenida con algunos consejos y varios comentarios. Fue en esos momentos cuando pregunté por las chicas -todas muy lindas para mis 16- pero llamó mi atención una morocha sobre la que charlamos especialmente.
Años más tarde, esa “morocha”, Mariana (Medina), aceptaría ser mi compañera para toda la vida.

Con el coro CRECÍ, pasé los mejores años de mi adolescencia, conocí a mi amor, vi nacer a mí hija, conocí lugares impensados para mí, gente maravillosa, artistas que son mis ídolos. Viví momentos únicos de los que nunca voy a renegar. Este coro y su gente fueron y siguen siendo para mi parte de mi razón de vivir, por la que agradezco a Dios profundamente.

Guillermo Rossi 

Volver